Acné, nuevos horizontes para su tratamiento

El acne es quizá el proceso dermatológico que lúcida mayor interés en la industria farmacéutica y los fabricantes de productos cosméticos.

los alta incidencia de acne, su propagación en grandes conjuntos de edad y el impacto en la vida de los que la sufren (no olvidemos que la cara es la zona de mayor afectación), estas son razones más que suficientes.

El objetivo sobre el que deben actuar todas y cada una de las medidas correctoras del acne es lo que llamamos unidad pilosebácea, que no es nada más y nada menos que una estructura formada por el pelo y la glándula sebácea, que siempre y en todo momento van juntos.

los diferentes tratamientos para el acné Tienen como objetivo corregir las perturbaciones que acá se generan, que son básicamente:

    • Aumento de secreción sebácea.
    • Obstrucción de salida cara afuera formando un tapón en el poro.
    • Retención del mismo en el recorrido del folículo con inflamación del material retenido, con la cooperación de una determinada vegetación bacteriana.

Es en este último punto donde se hace hincapié en la investigación.

Participación de la bacteria Propionibacterium acnes se conoce desde hace cierto tiempo, mas a la luz de los nuevos datos adquiere una importancia esencial en el control de la inflamación. Se conocen múltiples hechos:

    • Las cepas de P. acnes de pacientes con acne son diferente de los que tienen la bacteria sin sufrir la enfermedad.
    • P. acnes juega un papel esencial en la catarata inflamatoria substancias activantes como TNF-α, IL-1β, IL-ocho y también IL-doce.
    • Versiones de P. acnes enzimas que acentúan el daño de la piel (proteasa, lipasa, hialuronidasa ...).
    • En contestación a las bacterias y para su supresión, las células epidérmicas aumentar el agobio oxidativo y por lo tanto inflamación.
Te puede Interesar  ¿Qué especialista consultar para la hiperhidrosis?

Teniendo esto en cuenta, no extraña que cualquier nuevo compuesto que actúe contra las bacterias sea bien recibido para acrecentar la eficiencia terapéutica en el acne.
En este sentido, estas son ciertas vías abiertas:
Péptido antimicrobiano LZ1
Molécula corta y estable de quince aminoácidos con gran eficiencia antibacteriana a bajas concentraciones, en comparación con el antibiótico clindamicina. Puede ser una opción alternativa a los antibióticos tópicos, habitualmente con poca eficiencia por la resistencia que ha surgido.

Vacuna
La posibilidad de inducir inmunidad en frente de estructuras bacterianas abre la puerta a vacunas con efectos precautorios y en un largo plazo.

Toxina botulínica
La regulación de la secreción sebácea por acetilcolina abre una posibilidad teorética para el manejo del acne con toxina botulínica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir