Acné quístico: qué hacer (y qué no) para combatirlo y evitar cicatrices | Vogue España

A no ser que disfrutemos de una piel en especial privilegiada, todos y todas y cada una hemos tenido acné en algún instante de nuestra vida. Sin embargo, no afecta igual, no aparece de exactamente la misma manera y no es igualmente severo en todos y cada uno de los casos. Puede ser en forma de algún muy inoportuno grano o bien aun en brotes más notables, mas si hay algo en lo que coinciden los dermatólogos, es en que la peor pluralidad es el acne quístico. Y es posible que estas 2 palabras ya nos suenen, mas ¿sabemos verdaderamente en qué consiste? Más esencial todavía: ¿sabemos identificarlo, tratarlo y -esencial- no empeorarlo? El doctor Enrique Gómez, dermatólogo de Clínica Dermatológica Internacional, nos saca de dudas.

Índice

    Lo primero: distinguir el problema

    Lo primero es lo primero: saber con qué género de acne tratamos, puesto que el acne quístico tiene su modus operandi. "Es un género de acne más severo, en el que se forman nódulos y quistes que se manifiestan por lesiones nodulares y quísticas más profundas, con cierta frecuencia dolorosas y que afectan a cara y tronco", explica el doctor, lo que se traduce en heridas que pueden aparecen en cualquier una parte de nuestro semblante e inclusive, como señala el especialista, en una parte del cuerpo.

    En en caso de que sospechemos que podríamos sufrir acne quístico, el especialista apunta que debemos acudir al dermatólogo cuando "hay lesiones profundas, dolorosas, que drenan material sebáceo", mas remarca la relevancia de ser diagnosticado por un profesional y asistir preferentemente "de forma precoz para evitar o bien disminuir al mínimo secuelas".

    ¿En qué momento llega el acne quístico?

    En cuanto al instante de su aparición, el doctor Gómez apunta que este género de acne comparte cualidades con el resto, puesto que "lo más usual es que aparezca en la pubescencia, si bien puede aparecer en la edad adulta, sobre todo en mujeres, debido al factor hormonal". Sin embargo, al paso que la piel va aclarándose significativamente conforme vamos abandonando la adolescencia, el acne quístico no es tan simple de combatir: "puede progresar con los años, mas es una tipología más crónica y persistente que requiere tratamiento médico para su control", apunta el dermatólogo.

    ¿Es posible evitar su aparición?

    Los motivos por los cuales aparece el acne, sea del tipo que sea, pueden ser variadísimos. En su instante charlamos de la reflexología facial, que nos deja acercarnos al posible inconveniente de nuestra piel y a la causa de las erupciones en dependencia de dónde aparecen los granos. Sin embargo, esta guía no nos servirá tanto en el caso del acne quístico, puesto que su capacitación es más extendida en vez de limitarse a única zona y, tal y como apunta el especialista, "las causas son multifactoriales: un exceso de producción de sebo, perturbaciones hormonales, sobrecrecimiento bacteriano que favorece la inflamación y una tendencia genética al taponamiento folicular y capacitación de quistes".

    El tratamiento, a cargo de un experto

    El doctor Gómez nos confirma que "indudablemente es el acne más bastante difícil de tratar, por su severidad, tendencia a la persistencia y repercusiones estéticas y sicológicas". En consecuencia, al paso que con otro género de granos muy frecuentemente los tratamos nosotras (si bien siempre y en todo momento es mejor asistir a un especialista), en un caso así resulta indispensable ponerse a cargo de un especialista. El dermatólogo dibuja ciertas claves para progresar la situación: "Como en otros géneros de acne, puede resultar útil el empleo de antibióticos tópicos y sistémicos, productos anticomedogénicos (retinoides tópicos, peróxido de benzoílo, ácido salicílico...) o bien tratamiento hormonal. Mas debido a su severidad, prácticamente siempre y en todo momento va a ser preciso itsotretinoina oral (un derivado de la vitamina liposoluble de tipo A), que, manejada apropiadamente, consigue un beneficio dramáticamente positivo en este género de acne".

    Te puede Interesar  Acné vulgar: tratamiento – Bupa Latam

    Lo que puedes hacer en casa

    Más allí del tratamiento estipulado por un profesional, es obvio que la manera en la que cuidemos nuestra piel de forma diaria va a tener asimismo una influencia esencial en la mejora o bien agravamiento del acne quístico. La buena nueva es que la rutina facial con este género de acne no dista mucho de cualquier otra, puesto que, como apunta el doctor, "es esencial llevar una buena higiene con jabones concretos y exfoliantes suaves para quitar 'células muertas' y reducir el taponamiento folicular. Las cremas hidratantes han de ser oil free y no comedogénicas", todo ello, nuevamente, recordando la relevancia de dejarse aconsejar por un dermatólogo.

    Lo que jamás debes hacer

    Parece que cuanto peor sea la erupción, más fuertes son los métodos que usamos para procurar suprimirlo. Sin embargo, el doctor confirma lo que los dermatólogos ya llevan tiempo advirtiendo: "Se deben evitar los exfoliantes severos o bien abrasivos, como manipular manualmente las lesiones, puesto que pueden provocarse más lesiones y favorecer la aparición de cicatrices".

    Por otra parte, en casos de brotes acneicos severos, asimismo habituamos a meditar que nuestra nutrición puede estar relacionada directamente, mas Gómez apunta que "no hay evidencia a nivel científico clara de que la dieta esté relacionada con este género de acné, con lo que no hay que volverse orate con ella", si bien matiza que "se aconseja, como siempre y en todo momento, una dieta sana y evitar los comestibles azucarados".

    Cómo combatir (o bien evitar) las cicatrices

    Dado lo profundo de las lesiones que puede causar el acne quístico, "al no manejarlo apropiadamente tiende a dejar cicatrices", confirma el doctor. Si aún no han aparecido, "lo mejor para prevenirlas es un tratamiento a tiempo y adecuado, la persona debe preguntar con su dermatólogo de forma precoz y evitar falsos mitos", advierte, puesto que "hay productos tópicos, procedimientos médicos y tratamientos orales que, usados de forma precoz y conveniente, pueden revertir el acne y evitar la capacitación de cicatrices".

    Pero si las cicatrices ya han aparecido y deseamos combatirlas, el dermatólogo da esperanzas en lo que se refiere a la posibilidad de su supresión. "Hay distintos procedimientos para mejorar el aspecto de las cicatrices. En dependencia del tamaño y profundidad de exactamente las mismas, pueden usarse diferentes peelings y tratamientos con diferentes géneros de láseres (CO2, fraxel, etc.)".

    Cosméticos SOS para imperfecciones y granitos

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir