Acné vulgar: tratamiento – Bupa Latam

Índice

    ¿Qué es el acne vulgar?


    Más del ochenta% de adolescentes sufren de alguna manera de acne en especial en la cara y en la espalda. El acne es mucho menos común entre los adultos.


    Sin embargo, más o menos una de cada veinte mujeres y uno de cada cien hombres entre las edades de veinticinco y cuarenta años prosiguen padeciendo o bien desarrollan acne en esta etapa de su vida (acne tardío). Pocas veces, los recién nacidos sufren de acne a lo largo de las primeras semanas o bien meses de vida.


    El desarrollo del acne empieza cuando las secreciones de grasa (sebo) y las células fallecidas de la piel bloquean los folículos pilosos. Cada folículo está conectado a una glándula sebácea situada justo bajo la superficie de la piel. Las glándulas sebáceas generan sebo para sostener la piel suave y flexible. En general, el sebo sube por el folículo y sale por pequeños huecos (poros) a la superficie de la piel. No obstante, si el cuerpo genera demasiado sebo y las células fallecidas de piel se amontonan en los poros, se formará una espinilla, que puede ser de punta negra o bien blanca.


    A veces, la bacteria Propionibacterium acnes que generalmente vive en la superficie de la piel, causa una inflamación (mas no una infección) en los folículos pilosos. Si la inflamación se desarrolla cerca de la superficie de la piel, se pueden formar granos colorados o bien amarillos (pústulas).


    Cuando la infección se halla más cerca de la raíz del pelo, se pueden formar lesiones inflamadas (nódulos y quistes) más profundas. En los casos de acne severo, los quistes se unen formando lesiones inflamadas todavía más grandes y profundas (acne conglobata), mas esto no es común.


    El acne no es infeccioso, y por consiguiente no se puede contraer ni extender a otras personas.

    Causas y géneros de acne


    Contrario a la creencia popular, el acné vulgaris no se debe a una mala nutrición ni a la mala higiene sino más bien a una cuestión hormonal o bien hereditaria.


    Durante la pubescencia, tanto los hombres como las mujeres generan más de la hormona llamada testosterona. Esto aumenta la producción de sebo en la piel, dando sitio a la piel grasosa y la capacitación de granos. Se considera que este es uno de los primordiales motivos por los cuales la mayor parte de adolescentes desarrollan acne hormonal a lo largo de la pubescencia.


    En las mujeres, los cambios hormonales a lo largo del ciclo menstrual y el embarazo pueden provocar acne.


    El acne puede ser hereditario. Por servirnos de un ejemplo, si los dos progenitores tienen acne hay mayor probabilidad de que el hijo asimismo lo tenga.

     

    Otras causas menos comunes del que desembocan en otros géneros de acne incluyen:


    • enfermedades como el síndrome de ovario poliquístico y el síndrome de Cushing
    • algunos anticonceptivos de progesterona
    • productos productos cosméticos, particularmente ciertos géneros de humectantes grasosos
    • medicinas como las pomadas y cremas con esteroides que se utilizan para la eczema, y ciertos antiepilépticos.

    Tratamiento para el acné


    La mayoría de los tratamientos procuran supervisar los síntomas del acne de las próximas maneras:


    • prevenir la capacitación de nuevos granos
    • reducir la inflamación de los granos existentes
    • prevenir las cicatrices


     


    ¿De qué manera eliminar el acne?


    El acne puede ser tratado con cremas y lociones que no requieren receta médica. No obstante, debe preguntar a su médico de cabecera si el acne no mejora con esta clase de tratamiento, o bien si le afecta emotivamente.


    Remedios caseros para el acné


    Mantenga la piel limpia para asistir a prevenir la capacitación de nuevos granos. Use agua templada y un jabón suave o bien una loción limpiadora sin olor para lavar con delicadeza las áreas más perjudicadas en torno a un par de veces al día. Trate de no lavar las áreas perjudicadas más de un par de veces al día ni frotar durísimo por el hecho de que la piel precisa cierta cantidad de grasa para sostener su condición natural. No ayuda lavar con más frecuencia en tanto que el acne no es una infección.


    También puede probar un tratamiento con peróxido de benzoilo que no requiere receta. Estos productos suprimen la bacteria y remueven la capa superior de células fallecidas, reduciendo la inflamación de los granos existentes y previniendo la capacitación de otros nuevos. Estos tratamientos están libres en farmacias y supermercados.

     

    Los tratamientos con peróxido de benzoilo pueden irritar la piel (enrojecerla), en especial al principio. Este efecto desfavorable acostumbra a reducir al reducir el número de aplicaciones. Después puede ir incrementando la frecuencia de empleo poco a poco.

     

    Es esencial no aguardar resultados inmediatos, en tanto que estos tratamientos para el acne toman cierto tiempo a fin de que la condición de la piel mejore de forma significativa. Es posible que sean precisos múltiples meses de tratamiento regular a fin de que el acne mejore.


    Cremas para el acne


    Si el acné no ha mejorado con el autotratamiento tras un par de meses, consulte a su médico personal, quien puede recetar uno de los próximos tratamientos cutáneos:

     

    El ácido azelaico es un fármaco tópico para suprimir la bacteria. Generalmente se utiliza como opción alternativa al peróxido de benzoilo, en tanto que las posibilidades de que la piel se enrojezca y se pele son menores.


    Los retinoides, como la tretinoína y la isotretinoína, son fármacos basados en la vitamina liposolubre A que sirven para desobstruir los poros. Se debe eludir el sol al utilizar retinoides en tanto que estos hacen que la piel sea más propensa al enrojecimiento, al ardor y la resequedad. Las mujeres no deben utilizar retinoides si están embarazadas o bien amamantando por el hecho de que pueden ocasionar daños al bebé (teratogénico).

     

    Las lociones antibióticas, como la eritromicina y la clindamicina, asisten a supervisar la bacteria P. acnes en la piel. Generalmente se aconseja un tratamiento de empleo tópico por un par de meses. Si el acne no ha mejorado tras este periodo, es posible que el médico aconseje un tratamiento oral.


    Medicamentos para el acne


    En casos de acné moderado, el médico puede recetar un antibiótico como tetraciclina o bien doxiciclina. El especialista señalará cuántas veces al día debe tomarse la medicina, mas se deberá proseguir el tratamiento a lo largo de un mínimo de 8 semanas.


    Puede que tome hasta 6 meses a fin de que mejore la condición de la piel, y si el acne es severo, es posible que se necesite proseguir el tratamiento por un par de años o bien más. Asimismo puede ser preciso aplicar una crema o bien loción con peróxido de benzoilo para progresar la eficiencia del tratamiento antibiótico.


    Anticonceptivos por vía oral


    Si los tratamientos por vía oral no han dado resultados positivos, el médico de cabecera puede aconsejar a las mujeres una pastilla anticonceptiva que combina la hormona etinilestradiol con ciproterona acetate (por poner un ejemplo, Dianette). Estos fármacos eliminan las hormonas masculinas que aumentan la producción de sebo.


    Retinoides por vía oral


    En casos de acne severo, o bien cuando el acne no ha contestado a otros tratamientos, el médico de cabecera puede referirle a un dermatólogo (un médico que se especializa en condiciones de la piel) quien recetará un retinoide por vía oral (por poner un ejemplo, Isotretinoína). Estos fármacos son muy eficientes para reducir la cantidad de sebo que genera la piel.


    Es probable que sea preciso hacer un análisis de sangre en ayunas, o sea, que no se deben ingerir comestibles hasta doce horas ya antes de efectuarse la prueba. Solo se puede tomar agua. Esta prueba sirve para medir los niveles de lípidos en la sangre (colesterol) y la función hepática ya antes de empezar el tratamiento. Conforme la opinión del médico, posiblemente sean precisos análisis auxiliares de sangre en ayunas a lo largo del periodo que dure el tratamiento.

    Las mujeres van a deber utilizar 2 métodos anticonceptivos eficientes cuando menos un mes ya antes de empezar el tratamiento, a lo largo del periodo que dure el tratamiento, y cuando menos un mes tras finalizar el tratamiento. Esto es preciso por el hecho de que los retinoides orales son teratogénicos. Como cautela, asimismo va a ser preciso hacer pruebas de embarazo periódicamente, y las recetas para el fármaco se emitirán únicamente para cubrir un mes al unísono.

    Te puede Interesar  El estrés no es el responsable del acné pero ayuda a su aparición

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir