Diagnosticar y tratar de forma adecuada el rubor facial patológico

Diagnosticar y tratar de forma adecuada el rubor facial patológico

Al referirnos al rubor facial patológico o blushing estamos hablando de un problema que puede resolverse y no de una enfermedad en sí. El que una persona se ponga roja puede producirse en un momento de ira, sentir vergüenza o por algunas condiciones climáticas, como por ejemplo cuando hace demasiado calor. Es un proceso natural en momentos en que la sangre se hace más fluida y rápida. Continúa leyendo sobre esta condición involuntaria, que puede estar formando parte de tu vida en este momento.

Diagnosticar y tratar de forma adecuada el rubor facial patológico

Índice

    Rubor facial patológico

    Este tipo de problema se presenta de forma involuntaria con el enrojecimiento de la zona de las mejillas frente a escenarios de temor, angustia, fobia o pudor. Esta condición se caracteriza por aparecer instantáneamente en orejas, mejillas, cuello y otras zonas altas del tórax, a esto se le llama rubor facial. Generalmente esta clase de condición involuntaria viene acompañada de calor en el rostro, sensación de turbación, hormigueo y en algunas situaciones el bloqueo de la ocupación mental.

    Sin embargo, cuando el rubor facial patológico ocurre con mucha facilidad y sin previo estímulo o aviso, entonces se convierte en un verdadero conflicto para la persona porque puede llegar a afectar su desenvolvimiento social, la estima o seguridad, el ánimo para convivir; sobre todo en momentos en que el rubor facial viene acompañado por otros síntomas visibles como el sudor exagerado o el hormigueo en las manos.

    Diagnóstico del rubor facial

    Para diagnosticar el rubor primero se efectúa una valoración psicológica y dermatológica. La persona especializada en tratar al paciente será el Dermatólogo, por ser el rubor facial una patología con ciertos síntomas bastante particulares, no se requiere efectuar ningún examen o prueba adicional.

    Tratamiento del rubor facial

    La forma  de tratar el rubor facial patológico se realiza mediante un punto de vista multidisciplinario donde participan especialistas en psicología clínica, dermatología y cirugía torácica; ellos en conjunto proceden a efectuar un análisis de las diferencias individuales del paciente y del problema antes de indicar el tratamiento que se vaya a seguir. En los casos más graves se elige la intervención quirúrgica, llegando a tener más o menos un 80% de éxito.

    Antes de iniciar el tratamiento debe ser analizado el motivo que lo generó, si lo produjo un trastorno físico o una enfermedad de piel o por la menopausia; se debe tratar adecuadamente la raíz del problema adecuadamente.

    Cuando se trata de adolescentes el rubor facial patológico suele superarse con el tiempo, cuando es generado por nerviosismo, ansiedad o la actividad hormonal. La psicoterapia es el tratamiento adecuado cuando el rubor es causado por una fobia social. Dichas personas aprenderán a cambiar su forma de pensar guiadas por el psicólogo, además de enseñarles a comportarse frente a escenarios sociales, aprender técnicas de relajación para enfrentar la ansiedad, cambiar sus emociones, enfrentar los temores sociales, entre otros.

    El rubor facial, un problema que cualquier persona puede experimentar

    Cualquier persona puede llegar a experimentar el rubor facial, una reacción fisiológica cotidiana y natural en cualquier momento de su vida y que suele ser desencadenada por sucesos que encienden el sistema de alerta de la persona o por estímulos psicológicos o físicos. El problema se genera cuando esta reacción rubor se vuelve excesiva en su frecuencia y en la intensidad o cuando se presenta sin que haya ocurrido un estímulo externo. Estaríamos hablando en esta ocasión del rubor facial patológico, un verdadero problema que puede afectar a la persona, limitando su vida laboral o social, derivando en un malestar psicológico.

    rubor facial patológico

    Eritrofobia cuando el rubor no puede controlarse

    En momentos en que el rubor no pude controlarse de manera voluntaria o se ponga en marcha sin razón alguna, sencillamente en el peor momento y ante un pensamiento hace que esa persona desarrolle en ciertos casos fobia o miedo a enrojecer, a lo que se le denomina eritrofobia, donde la idea de enrojecer genera la reacción de ruborizado.

    Síntomas del rubor facial

    • Hiperhidrosis y rubor.
    • Temblor o palpitaciones suelen presentar los pacientes.
    • Frecuentemente pueden presentar déficits en sus habilidades sociales, llegando a evitar situaciones de relación social y caer en el aislamiento, además de verse deteriorada la autoestima.
    Te puede Interesar  Tratamientos psicológicos para el rubor facial

    Factores que pueden desencadenar el ruborizado

    El ruborizado puede generarse por algunos factores que son los mismos que producen la sudoración excesiva de alguna parte del cuerpo (hiperhidrosis) en axilas y las manos. En términos generales, se refiere a situaciones que causan estrés en la persona como por ejemplo miedo a ser observado, hablar en público o estar en compañía de otras personas; raramente se presenta el miedo al enrojecimiento cuando la persona está sola.

    Causas del rubor facial

    • La influencia de algunos fármacos: existen algunos fármacos como el tamoxifen que interfiere en el dinamismo de los estrógenos, este tipo de medicamento es usado para el tratamiento de cáncer de mama.
    • Síntoma de la menopausia: la causa de los sofocos que se generan en algunas mujeres en la menopausia se debe a la dilatación de los vasos sanguíneos de la cara. Aquí el sistema nervioso autónomo es estimulado porque no se está generando la cantidad adecuada de estrógenos.
    • El calor: el ejercicio, alimentos picantes, fiebre alta o altas temperaturas. En momentos en que la temperatura se eleva, dicha elevación es detectada por el cerebro y este intenta regresarle la temperatura normal.
    • Miedo o fobia social: frecuentemente las personas sufren de rubor facial cuando son demasiado tímidas o ansiosas en ambientes sociales. Suele tratarse como un claro síntoma de la fobia social. Este tipo de personas que sufren de fobia social suelen experimentar una persistente e intensa ansiedad en circunstancias sociales en las que son observados, evaluados y juzgados por el resto de las personas y les da miedo que los critiquen, los ridiculicen o los humillen.
    • Molestia dermatológica: en muchas ocasiones el enrojecimiento facial se produce por una enfermedad de la piel, como por ejemplo el acné rosáceo la cual se genera por la dilatación permanente de los vasos sanguíneos de la piel en la nariz y mejillas.

    Rubor facial severo o eritema carneo facial idiopático

    Cuando se presenta este caso de rubor facial severo, prácticamente cualquier situación puede generar un enrojecimiento facial agudo y puede llegar a tardar entre uno o dos minutos en dispersarse. Generalmente la persona se siente bastante incómoda en situaciones laborales o sociales y quienes son más propensos son aquellos que sufren de fobia social.

    rubor facial patológico2

    Algunas recomendaciones para deshacerse del rubor facial

    • Trata de cambiar tu dieta alimenticia, el glutamato monosódico, el alcohol y los alimentos picantes pueden provocarte el ruborizado.
    • El nitrato de sodio presente en carnes curadas como el jamón, el tocino y el salami es otro estimulante del rubor.
    • Los sulfitos presentes en las verduras congeladas, el vino, camarones, jugos de fruta y productos lácteos pueden causar enrojecimiento.
    • Consumir una dieta sana y realizar actividad física de forma regular te ayudará a conservar la presión arterial controlada, además de evitar el rubor facial que puede asistir a la presión arterial elevada.
    • El estrés incrementa las posibilidades del rubor, así que comienza a practicar yoga, medita, participa en cualquier actividad que te genere relajación por unos minutos diariamente. Practica la amabilidad contigo mismo y no olvides que el ruborizado es una condición involuntaria. Es bastante difícil de dominar y puede llevar algún tiempo para que los cambios se noten.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir