Identificar si tienes sudoración excesiva

Identificar si tienes sudoración excesiva

Es normal que cualquier persona sude, debido a que la sudoración es una función totalmente natural del cuerpo. Sin embargo existen casos en que la sudoración puede convertirse en algo verdaderamente angustioso y entorpecer el perfecto desenvolvimiento de la persona en su entorno diario, si sufre de exceso de sudoración y no tiene la capacidad para poder controlarlo. A este proceso conocido como hiperhidrosis no debe ser una carga para la persona, por ello comienza a descubrir sobre las clases de sudoración excesiva para que aprendas a identificar y tratarlas, dependiendo cual sea tu caso.

Identificar si tienes sudoración excesiva

Índice

    La sudoración como proceso normal del cuerpo

    Es normal que la mayoría de personas sude en momentos en que el calor es intenso o mientras realiza cualquier actividad física, ya que la sudoración representa una función normal corporal. Por medio de las denominadas glándulas sudoríparas ecrinas, se desarrolla y libra un líquido transparente y salado, cuyo contenido se encuentra distribuido en 1% de sal y un 99% de agua, cuya función primordial física es enfriar el cuerpo.

    Detalle del proceso de transpiración

    Por medio de los poros las glándulas sudoríparas liberan el fruto de la transpiración. Se puede generar un exceso de sudoración cuando la persona se encuentra en un escenario de nerviosísimo o estrés: se activan no sólo las glándulas sudoríparas ecrinas, también son activadas las glándulas sudoríparas apocrinas, liberando una porción tan diminuta de sudor compuesta por lípidos y proteínas. En momentos en que el sudor apocrino es metabolizado por microorganismos, se desprende un olor del cuerpo bastante desagradable.

    Una gran cantidad de personas que han sufrido de una sudoración excesiva e inadvertida, por ejemplo al efectuar rutinas de entrenamiento, en momentos donde el clima es sumamente cálido, etc. Frente a estos escenarios, el organismo de la persona generará y librará importantes cantidades de humedad. Inclusive en escenarios en los que normalmente no aparecería exceso de sudoración (por ejemplo en estado de reposo o la temperatura es moderada), se refiere a un proceso llamado hiperhidrosis. Las personas que padecen de hiperhidrosis pueden llegar a sudar exageradamente y darse cuenta que modificar las circunstancias externas resulta inútil, como por ejemplo alejarse de la exposición solar. Las glándulas sudoríparas de dichas personas son hiperactivas.

    ¿Cómo puedo saber si tengo sudoración excesiva o hiperhidrosis?

    • La persona puede tener hiperhidrosis y también puede tener sudoración excesiva, son dos posibles episodios.
    • Observe si se forman placas húmedas de un importante tamaño por la zona baja de los brazos, si suda demasiado en el rostro o si los calcetines se mojan durante las actividades físicas o bajo el clima caluroso.
    • Frente a la sudoración excesiva los antitranspirantes no le protegen.
    • Observa una leve mejora cuando utiliza antitranspirantes elaborados para el exceso de sudoración.
    • Cuando realiza cambios en su ritmo y estilo de vida le genera un efecto positivo en el sudor.
    • Suda demasiado, comparado con otras personas.
    • Los episodios de sudoración excesiva son repetitivos durante el transcurso de la semana.
    • Tiene antecedentes familiares por

    Efectos de la sudoración excesiva

    No es posible establecer una definición del exceso de sudoración en base a las cantidades de sudor. Pero si este tipo de problema interfiere con las actividades normales y la vida diaria, puede ser que esté presente la hiperhidrosis. Aunque la sudoración puede generar vergüenza, lo mejor es continuar con las actividades normales y sociales diarias, este no debería ser un motivo para aislarse.

    Frecuencia de hiperhidrosis focal y secundaria

    La frecuencia habitual para gran parte de personas con hiperhidrosis focal es de uno o más episodios de exceso de sudoración. Pero en las personas con hiperhidrosis secundaria que tiene origen una causa profunda, la frecuencia en las que se generan los episodios de sudoración extensa va a depender del proceso clínico que los libera.

    Enfrentar los síntomas de la hiperhidrosis

    Muchas veces la calidad de vida puede verse desmejorada, pero es posible bloquear esos efectos adversos con los brotes de sudoración extensa: Ducharse de forma frecuente o cambiar la vestimenta varias veces durante el día aunque resulte un poco laborioso, la renuencia a quitarse la americana o la sensación de poca higiene al saludar con un apretón de mano, puede producir una angustia social. Afectando el desenvolvimiento dentro de las actividades deportivas, absteniéndose seguir por la posible aparición de la sudoración excesiva. Este problema inclusive puede llegar a interferir en la vida laboral o en los negocios. Teniendo como resultado el abandono de toda actividad social por parte de la persona afectada con la hiperhidrosis.

    Identificar si tienes sudoración excesiva

    Razones por las que la sudoración se vuelve excesiva

    Aunque la causa principal puede tener sus raíces en la hiperactividad de la generación de las llamadas glándulas sudoríparas ecrinas. En importantes investigaciones ha quedado demostrado que en la hiperhidrosis focal o primaria, la zona del cerebro que controla el proceso de sudor presentará señales a las glándulas ecrinas, inclusive en situaciones en las que el cuerpo no requiera enfriarse. Causando la disfunción del sistema nervioso de la persona un estímulo de la producción de sudoración sin origen aparente y generará efectos bruscos en la persona afectada.

    Debido a que el proceso llega afectar a familias enteras, se cree que la hiperhidrosis focal es genética. Generalmente existen parientes que presentaban o presentan el proceso. Además este tipo de hiperhidrosis afecta prácticamente a personas saludables, iniciando en la pubertad. En cuanto a la hiperhidrosis secundaria los orígenes son diferentes: entre las causas están la menopausia, gota, hipertiroidismo, diabetes, enfermedad cardíaca, insuficiencia respiratoria,  la ansiedad, embarazo o el abuso de alcohol y otras sustancias. Es importante que independientemente de la causa de la hiperhidrosis secundaria, el caso sea examinado por un especialista para que sea él quien efectúe el diagnóstico adecuado.

    Identificar si tienes sudoración excesiva

    Medidas y tratamientos que pueden que brindan apoyo para la hiperhidrosis

    Actualmente no existe un tratamiento capaz de detener la sudoración, no olvidemos que esta es una función natural del cuerpo. Aun así, las personas que sufren de exceso de sudoración pueden aliviar los síntomas tormentosos de la hiperhidrosis. Existe una extensa gama de opciones extra quirúrgicas y quirúrgicas, las cuales difieren en los efectos secundarios, costes y tiempo de duración de la eficacia. Gran parte de estas opciones actúan sobre los nervios que estimulan las glándulas sudoríparas.

    Elegir el tratamiento más eficaz puede generar grandes mejoras en la vida de la persona que tienen que vivir con este padecimiento natural del cuerpo. Por ello es fundamental el diagnóstico correcto y el tratamiento a considerar, que puede variar y debe ser tratado con un médico especialista en el tema.

    Es posible mejorar los síntomas de la sudoración excesiva a través de los siguientes cambios:

    • Incluye en la dieta alimenticia los cereales.
    • Debes saber que ciertos alimentos pueden desencadenar los síntomas de hiperhidrosis.
    • Evita consumir alimentos con muchas especias o condimentos, el café y el alcohol.
    • No se exponga demasiado a los rayos solares.
    • Trate de utilizar ropa con fibras naturales, como por ejemplo: prendas de algodón.
    • Prefiere ropa muy oscura o de tonos muy claros, de esta manera será más sencillos ocultar los signos de la sudoración.
    • Es una excelente opción que adquieras forros protectores para las axilas, porque absorben fácilmente el sudor, además de proteger la ropa.
    • El uso de antitranspirantes es efectivo para reducir la sudoración excesiva en axilas gracias a las sales de aluminio (componente principal).

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir