Posibles causas de la rosácea y algunas recomendaciones

Posibles causas de la rosácea y algunas recomendaciones

A pesar de que en la actualidad no se ha logrado establecer cuáles son las causas específicas de la rosácea facial, algunos expertos suponen que la mezcla de distintos factores como demódex follicularum, genética, vasos sanguíneos anormales, etc. puede producir la molesta enfermedad. Continúa leyendo para que puedas conocer cuáles son las posibles causas que pueden desencadenar la rosácea, además de algunos medicamentos que son utilizados normalmente para disminuir los desagradables síntomas de la rosácea; una enfermedad que puede ser tratada con medicamentos, cremas y la rosácea tratamiento natural.

Posibles causas de la rosácea y algunas recomendaciones

Índice()

    Posibles causas dela rosácea facial

    • Demódex Follicularum: este es un diminuto ácaro que vive normalmente en la zona de la piel, en estudios de casos los expertos han podido comprobar que un gran número de ácaros habitan en las personas con rosácea, aunque es difícil determinar si es un efecto o una causa de la condición.
    • Anomalías en los vasos sanguíneos: es posible que este factor contribuya con el enrojecimiento, rubor y los vasos sanguíneos viables.
    • Por genética: generalmente no es hereditaria la rosácea facial, actualmente se desconocen los genes que se encuentran involucrados en dicha condición.
    • La bacteria Helicobacter pylori: es posible encontrar esta bacteria dentro del sistema digestivo y parece que estimula la producción de bradiquinina una proteína que puede liberar los vasos sanguíneos.

    Factores desencadenantes más comunes

    Aunque no todos los casos pueden ser generalizados, distintas personas pueden tener factores desencadenantes desiguales, pero entre los factores más comunes en la rosácea tenemos:

    • El consumo de alcohol.
    • Condiciones graves como frío o fiebre.
    • La cafeína.
    • Ciertas condiciones médicas crónicas.
    • El clima frío y la exposición a corrientes de viento.
    • Productos lácteos.
    • Baños calientes.
    • Temperatura cálida o la humedad.
    • Uso exagerado de cremas con esteroides.
    • Actividad física extenuante.
    • Alimentos picantes.

    Medicamentos más comunes disponibles contra la rosácea

    • Medicinas para tratar el acné: el especialista en ciertos casos puede indicar tratamientos para el acné para tratar la rosácea, entre ellos están adapaleno o tretioína. Cuando se trata de casos graves pueden optar por indicar medicamentos fuertes como Accutane (isotretinoína), medicamento usado para tratar casos de acné vulgaris. Suele tomarse una cápsula diaria durante un período ubicado entre 4 y 6 meses.
    • Exfoliación con ácido glicólico: ayudan a controlar y mejorar los síntomas de la rosácea facial en algunos casos, las cáscaras debe aplicarlas un profesional durante 2 a 5 minutos cada 15 días a 4 semanas.
    • Terapia con luz/láser: este tipo de terapias se realiza generalmente para tratar los vasos sanguíneos visibles y el enrojecimiento facial relacionado con la rosácea, a diferencia de los síntomas comunes de abultamientos y granos. A pesar de no existir evidencia científica de estas terapias, los pacientes afirman que les brinda resultados efectivos y satisfactorios.
    • Limpiadores puros y simples: Los productos de limpieza y cremas tópicas que pueden ser adquiridas en supermercados y farmacias, ayudan hasta cierto modo en el control de los síntomas en algunos casos de rosácea facial. Pero los dermatólogos indican que es preferible el uso de limpiadores suaves, puros y simples que no produzcan irritaciones. Otros expertos recomiendan lavados a base de peróxido de benzoilo y lavados de sulfa.
    • Antibióticos por vía oral: esta medicación se prescribe en casos de rosácea La toma de antibióticos orales se indican una vez por día para disminuir las espinillas y la inflamación.
    • Terapia fotodinámica: generalmente se usa para tratar el acné vulgar y las lesiones precancerosas, pero actualmente es utilizada para tratar la rosacea. Se esparce a menudo un gel (agente fotosensibilizante) sobre la piel y una clase de luz específica.
    • Protección al exponerse a los rayos solares: los rayos solares son un factor desencadenante muy común, de allí la importancia de proteger la piel afectada a la exposición solar. Es muy frecuente ver pacientes adultos de piel clara con rosacea; por ello los especialistas recomiendan el uso frecuente de un protector solar con Zinc no mayor a 30 SPF.
    • Cremas tópicas: este tipo de cremas usualmente se recomiendan en casos de rosácea facial leve, por medio del uso de cremas tópicas se pueden abrir los poros y disminuir la inflamación, aunque algunas cremas tópicas fuertes pueden producir irritaciones en la epidermis.
    • Rosácea tratamiento natural: existen algunos tratamientos naturales que pueden disminuir los síntomas, pero antes de iniciar cualquier tratamiento casero es fundamental que consulte al dermatólogo, para que sea él quien establezca las causas de los brotes y luego iniciar el tratamiento apropiado.

    Posibles causas de la rosácea y algunas recomendaciones

    Los tratamientos sirven para aliviar los síntomas, pero no curan la rosácea

    Es innegable que algunos tratamientos y medicamentos utilizados para aliviar los síntomas, le brindan al paciente grandes beneficios, pero no los curan ni es posible su prevención. Debido a que se desconoce el origen de la rosácea, lo que hace aún más difícil prevenir su aparición y muchas personas no modifican su dieta para evitar los alimentos que pueden desencadenar la condición. A pesar de no haberse realizado hasta ahora una investigación científica profunda, que apoye la suposición de que ciertos alimentos pueden desencadenar los síntomas de la rosácea facial que brote o empeoran; un importante número de personas afectadas han encontrado en la exclusión de algunos alimentos de su menú diario o la modificación de su ingesta nutricional, la ayuda perfecta para conservar bajo control la rosácea.

    Aunque dichos cambios varían en cada caso, existen muchos factores desencadenantes dietéticos, entre los cuales encontramos los alimentos picantes y el alcohol, los cuales han sido eliminados por las personas con rosacea, encontrando resultados bastante satisfactorias en la disminución de los incómodos síntomas de la condición.

    Otros alimentos que pueden desencadenar la rosacea facial

    • Alimentos cítricos como los tomates, ciruelas rojas, pasas, higos o plátanos.
    • El yogurt y el queso.
    • El chocolate.
    • Aguacates, berenjenas y las espinacas.
    • Ciertas vainas y granos como azul marino, lima o los guisantes.
    • Extracto de levadura.
    • La salsa de soja.

    Los pacientes que optan por realizar cambios en su estilo de vida y en su dieta, generalmente consiguen conservar un equilibrio satisfactorio nutricional en su constante lucha por disminuir los síntomas de la rosácea facial. Eliminar ciertas frutas cítricas o lácteos pueden llegar a producir síntomas de abstinencia, y en ciertos casos puede originar deficiencias en la nutrición si los cambios no se efectúan de forma adecuada, de allí la importancia de hacer los cambios de manera correcta y bajo la supervisión del experto.

    Posibles causas de la rosácea y algunas recomendaciones

    Si eres de las personas que no se siente segura de la manera en que puede realizar los cambios nutricionales, la mejor manera de beneficiarse es recibiendo el apoyo de un nutricionista calificado, porque será el experto en asegurarte la sustitución apropiada de los alimentos excluidos de la dieta diaria, además de brindarte un programa nutricional individual. El nutricionista se encargará de supervisar el progreso, brindar apoyo y proporcionar la motivación.

    En la actualidad los expertos siguen en la búsqueda de la cura de la rosácea, pero mientras se llega a la cura existen tratamientos que pueden ser usados para regular los síntomas al mínimo. Cada tratamiento dependerá del caso individual, de la gravedad de la rosácea, entre otros; inclusive algunos grupos de personas tendrán que cambiar su plan de tratamiento ocasionalmente, cuando no se obtienen los beneficios esperados o porque simplemente no están respondiendo al tratamiento actual.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir