La hiperhidrosis es un problema mundial que afecta al 3% de la población y afecta las glándulas sudoríparas ocasionando sudoración excesiva de manera espontánea. Esta afección se trata de manera dermatológica y puede ser muy común pero puede llegar a afectar la vida de quien lo padezca. Para lograr diagnosticar esta enfermedad existen pruebas que la ponen de manifiesto, asegurando si es hiperhidrosis o una simple sudoración excesiva, de manera que se ha realizado este artículo con el fin de saber que pruebas realizará el dermatólogo.

Pruebas para descartar la Hiperhidrosis

Diagnóstico

La sospecha de la enfermedad comienza al notar sudoración excesiva e áreas definidas del cuerpo como axilas, manos o pies. Al ser en estos lugares no suelen ser necesarias más pruebas de diagnósticos ni pruebas posteriores. Para ser un verdadero problema de sudoración este exceso debe aparecer de manera espontánea, sin haber implicaciones externas como altas temperaturas, sesiones de ejercicio u otra actividad que suponga aumento del calor corporal.

Análisis Gravimétrico

Para saber la cantidad de sudor que se produce en el cuerpo el dermatólogo efectuará una prueba de Gravimetría. Un examen muy preciso que proporciona la cantidad exacta de sudor que se está produciendo en el cuerpo. La Primera forma de comprobación es por precipitación y se prepara una solución con la muestra de sudor. Seguidamente se agrega un agente precipitante que separa el elemento a pesar. Finalmente se separa el elemento o sudor empleando técnicas específicas.

Para entender un poco más este método podemos decir que este examen convierte el sudor en un elemento poco soluble, luego es filtrado y purificado, convirtiéndolo en un elemento químico conocido para poder ser pesado. De manera que la veracidad del mismo viene dada por su alta pureza, baja solubilidad, alta filtrabilidad y la composición química sea definida.

La segunda forma es por volatilización y en la cual se miden los elementos del sudor que llegan a ser o son volátiles. Se hace al evaporar la muestra de sudor junto con una sustancia absorbente previamente pesada y la ganancia de peso corresponderá al peso de la muestra. El último método es por electrodeposición y consiste en exponer la muestra con electrodos en una reacción redox la cual hará precipitar la muestra o un compuesto formado por la misma.