La simpatectomía es un procedimiento quirúrgico en donde se secciona un nervio o un ganglio simpático de la región dorsal, lumbar o cervical.

La cirugía del sistema nervioso simpático para tratar diferentes tipos de enfermedades se empezó a estudiar hace algunas décadas atrás. Con el pasar de los años y el avance de la tecnología se incorporaron nuevas técnicas que hicieron el procedimiento mucho más fácil y menos invasivo.

La simpatectomía endoscópica torácica se inició con el Dr. Kux en 1950, pero debido a las dificultades técnicas no se popularizó sino hasta 1990 con la incorporación de las tecnologías de video.

Simpatectomía

Este procedimiento se ha ido perfeccionando desde ese entonces hasta nuestros días, logrando reducir el nivel de invasividad así como el tiempo de duración de la operación y el de recuperación del paciente.

Simpatectomía endoscópica torácica

La simpatectomía endoscópica torácica es considera la solución definitiva para la hiperhidrosis (sudoración excesiva) y consiste en el corte  de algunos de los ganglios de la cadena del sistema simpático responsables de la sudoración en ciertas partes del cuerpo.

La cirugía se realiza a través de una pequeña incisión en cada axila (en caso que la técnica utilizada sea la de uniportal) por la que se introduce un endoscopio conectado a una cámara de video.

El endoscopio debe ubicarse en la zona donde discurre verticalmente la cadena simpática y localizar los ganglios que van a ser tratados. Estos ganglios son coagulados y cortados con electrodos.

También es posible que en lugar de una incisión se realicen dos, por una se introduce la cámara de video y por otra el bisturí ultrasónico  que quemará los ganglios.

Si la intervención se realiza en pacientes con hiperhidrosis (que es lo más frecuente) el ganglio que será seccionado será el segundo ganglio simpático torácico (T2) y en ocasiones pueden ser tratados también el tercero  (T3) y cuarto (T4).

El procedimiento se realiza en ambos lados, se utiliza anestesia general y dura alrededor de 45 minutos a 1 hora.

El paciente se encontrará totalmente recuperado de la intervención en pocos días, se estima que en unos 3 o 4 días puede empezar a realizar la mayoría de sus actividades normales. Sólo algunas actividades de mayor esfuerzo son limitadas por unos días más.

La simpatectomía endoscópica torácica está indicada  además de para la hiperhidrosis, para otras enfermedades como dolor neuropático, vasculopatías y rubor facial patológico.

Resultados

Esta técnica tiene un porcentaje de éxito bastante alto ubicado entre el 98 y 100%.  Sólo un pequeño porcentaje de pacientes han manifestado la reincidencia en cuyo caso pueden volver a operarse para eliminar las fibras que hayan quedado sin destruir y que probablemente sean las causantes de la reaparición del problema.

Riesgos

Como toda intervención quirúrgica tiene sus riesgos, estos están relacionados con la anestesia, los riesgos de toda cirugía y los propios del procedimientos como tal.

Las posibles complicaciones se pueden dividir en complicaciones inmediatas y posteriores. Las complicaciones inmediatas son aquellas que pueden presentarse durante la operación mientras que las posteriores hacen referencia a los efectos secundarios.

Riesgos inmediatos

  • Sangrado
  • Necesidad de realizar una cirugía abierta por algún tipo de complicación.
  • Reacciones alérgicas.
  • Arritmia cardiaca
  • Acumulación de sangre en el tórax
  • Acumulación de aire en el tórax
  • Daños a arterias o nervios
  • Lesiones a órganos del tórax
  • Síndrome de Horner (párpados caídos)

Riesgos posteriores

  • Sudor compensatorio: Este es el efecto secundario más frecuente. Se trata del aumento de sudoración en la parte inferior del tronco, debido a la necesidad del cuerpo de transpirar, eliminar toxinas y calor. Este sudor se presenta sólo en ocasiones en las que se expone a altas temperaturas o actividades físicas y en menor cantidad que la que sufría con anterioridad y que fue la causa de la intervención.
  • Presión y frecuencia cardiaca baja: No se presenta en todos los casos y en los que si lo hace, no representa un problema a mediano o largo plazo ya que el paciente puede adaptarse a esta condición sin necesidad de tomar medicamentos especiales pudiendo realizar sus actividades con normalidad incluido el ejercicio.

El profesional debe informar de todos los posibles riesgos al paciente. En algunos países se exige por ley que estén plasmados en un documento que debe ser firmado en señal de conocimiento y aceptación.

Recomendaciones

La primera y más clara recomendación es acudir a un especialista en cirugía del tórax. Obviamente estos especialistas cuentan con la experiencia y los equipos necesarios no solo para realizar la operación con éxito sino para lidiar en caso que sea necesario con alguna complicación inesperada.

Las mujeres deben informar al especialista si están embarazas o pueden estarlo.

Si se toma algún medicamento, hierbas medicinales y/o productos naturales es necesario hacérselo saber al profesional. Lo más probable es que días antes de la intervención se indique no tomar medicamentos anticoagulantes como aspirina, ibuprofeno  y warfarina.

Luego de la intervención se deben seguir fielmente las indicaciones del médico especialmente las relacionadas a la limpieza de las zonas donde se realizaron las incisiones, el tiempo de reposo y las actividades que pueden y no pueden hacerse.

Precio

El costo de la simpatectomía endoscópica torácica puede variar considerablemente dependiendo del especialista, lo complejidad del caso y el centro médico donde se vaya a realizar.

En general puede decirse que es una operación algo costosa, se requieren algunos miles de euro para su realización.

El precio puede oscilar entre 3.000 euros hasta 6.000 euros.

Se recomienda preguntar al especialista que servicios están incluidos en el precio acordado, si habrá que cubrir algo más fuera del precio ofertado.

También es importante considerar el costo de las consultas previas y posteriores a la operación, así como el de los medicamentos que puedan ser recetados.

Otro punto a evaluar es la cobertura del seguro médico. Este tipo de procedimiento no es asumido por algunas aseguradoras.

Cabe destacar que esta operación aun cuando tiene excelentes resultados, se recomienda sólo si otros tratamientos no han funcionado. Por lo general el paciente es evaluado por un equipo multidisciplinario que determinará si realmente es necesaria la intervención quirúrgica como una solución.