El sudor es la forma de termorregulación que tiene el cuerpo para nivelar la temperatura corporal a 37°C gracias a la evaporación de estos líquidos producidos por las glándulas sudoríparas. Para saber cuándo pasa de ser una Sudoración excesiva a un problema de Hiperhidrosis propondremos las principales características de cada problema para entender como atacar cada uno y no pensar mal, de esta manera se evita actuar de manera errónea estas afecciones.

Sudoración Excesiva o Hiperhidrosis

Sudoración excesiva

Esta afección de la piel puede estar claramente localizada en axilas, manos, pies u otras zonas del cuerpo, suele aparecer luego de experimentar las siguientes situaciones:

  • Altas temperaturas: Suelen producirse en personas que viven o van de visita a países tropicales o zonas de su propio país donde las temperaturas son muy altas. De igual manera los lugares cerrados o con poco acceso de aire como los buses de transporte público, ascensores o salas de conferencia.
  • Ejercitarse: Las sesiones de ejercicio, aunque muy buenas para la salud, suelen traer consigo grandes dosis de producción de sudor debido a que se aumenta rápidamente la temperatura corporal, es la forma más común y mejor vista para la sociedad de sudoración excesiva.
  • Sexo: Al disfrutar de largas sesiones de sexo con la pareja pueden producir grandes cantidades de sudor por la actividad en conjunto.
  • Peso: La vida sedentaria puede ocasionar problemas de obesidad y por ende sudoración excesiva por la quema constante de grasa con simples movimientos, de igual manera el cuerpo tiene problemas para mantener estable la termorregulación produciendo la sudoración excesiva.

Cabe acotar que existen métodos para combatir la sudoración excesiva y entre ellos encontramos una buena alimentación, hacer rutinas de ejercicios diariamente y tomar abundante líquido. Para las altas temperaturas solo hay que colocar ropa holgada y de tela de algodón para que el cuerpo respire ya que este material facilita el paso y salida del calor.

Hiperhidrosis

Es un problema de la piel que afecta a las personas de raza blanca y de origen asiático en un 2% del total mundial, tiende a ser hereditario y suelen presentarse en lugares como manos axilas, pies y región púbica debido a que en estas zonas se concentran la mayor cantidad de glándulas sudoríparas. Esta afección es totalmente impredecible y espontánea lo que la diferencia puntualmente de la sudoración excesiva. Puede ser tratada con toxinas que inhiben la función de las glándulas sudoríparas.