Sudoración y olor corporal: causas, síntomas y tratamientos

Visión general

La sudoración y el olor corporal son una realidad para la mayor parte de las personas. La sudoración profusa y el olor anatómico pueden acontecer cuando hace ejercicio, cuando tiene demasiado calor o bien cuando está inquieto, deseoso o bien agobiado.

Su cuerpo tiene 2 tipos primordiales de glándulas sudoríparas y generan 2 géneros de sudor muy, muy diferentes. Los dos tipos son inodoros, mas el género de sudor que se genera en las axilas y la ingle huele mal cuando se combina con las bacterias que por norma general se hallan en la piel.

Los cambios infrecuentes en la sudoración - sudoración excesiva (hiperhidrosis) o bien sudoración escasa o bien nula (anhidrosis) - pueden ser motivo de preocupación. Además, los cambios en el olor anatómico pueden ser un signo de un problema de salud. Los tratamientos caseros y de modo de vida normalmente pueden supervisar de manera eficaz los síntomas ocasionados ​​por la sudoración normal y el olor anatómico.

Síntomas

Algunas personas sudan naturalmente aproximadamente que otras. El olor anatómico asimismo puede cambiar de persona a persona. Consulte a un médico si:

  • De repente comienzas a sudar mucho aproximadamente de lo frecuente.
  • La sudoración interrumpe su rutina diaria.
  • Tiene sudores nocturnos sin aparente motivo.
  • Nota un cambio en el olor anatómico.

Causas

Tu piel tiene 2 tipos primordiales de glándulas sudoríparas: las glándulas ecrinas y las apocrinas. Las glándulas ecrinas se hallan en la mayoría de su cuerpo y se abren de forma directa a la superficie de la piel. Las glándulas apocrinas se desarrollan en áreas que abundan en los folículos pilosos, como las axilas y la ingle, y se vacían en el folículo piloso justo antes que se abra a la superficie de la piel.

A medida que aumenta la temperatura anatómico, las glándulas ecrinas segregan líquido a la superficie de la piel, donde enfría el cuerpo conforme se evapora. Este fluido está compuesto eminentemente por agua y sal.

Las glándulas apocrinas generan un líquido lechoso que se segrega con una mayor frecuencia cuando estás bajo agobio sensible. Este líquido es inodoro hasta el momento en que se combina con las bacterias que por norma general se hallan en la piel.

Te puede Interesar  Rosácea Síntomas y Causas

Diagnóstico

Su médico le va a hacer preguntas sobre su historial médico y le efectuará un examen físico. Posiblemente pida análisis de sangre o bien orina para determinar si su inconveniente es ocasionado por una afección médica latente, como una infección, diabetes o bien una tiroides hiperactiva (hipertiroidismo).

Procesando

Si le preocupa el sudor y el olor anatómico, la solución puede ser simple: un desodorizante y antitranspirante de venta libre.

  • Antitranspirante. Los antitranspirantes poseen compuestos de aluminio que bloquean provisionalmente los poros del sudor, reduciendo de este modo la cantidad de sudor que llega a la piel.
  • Desodorante. Los desodorizantes pueden suprimir los olores, mas no el sudor. En general, tienen una base de alcohol y hacen que la piel se vuelva ácida, lo que la hace menos atrayente para las bacterias. Los desodorizantes con frecuencia poseen olores perfumadas destinadas a disfrazar los olores.

Si los antitranspirantes de venta libre no asisten a supervisar la sudoración, su médico puede recetarle cloruro de aluminio (Drysol, Xerac AC).

Los antitranspirantes recetados son soluciones poderosas que pueden ocasionar enrojecimiento, hinchazón y picazón en la piel en ciertas personas. Si se desarrolla irritación, lávese el fármaco por la mañana.

Preparándose para una cita

Probablemente empezará por preguntar a su médico. En ciertos casos, cuando llame para programar una cita, posiblemente lo deriven a un especialista en enfermedades de la piel (dermatólogo).

A continuación, hallará información que lo va a ayudar a prepararse para su cita.

Lo que puedes hacer

Preparar una lista de preguntas te va a ayudar a aprovechar al límite tu cita. Para el sudor y el olor anatómico, acá existen algunas preguntas básicas para hacerle a su médico:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir